¿Cómo ser una vaca púrpura para tener éxito financiero?

Para saber cómo ser una vaca púrpura y tener éxito financiero, hay que dejar los miedos y las excusas de lado. Esto surge de un cuento, donde una familia muy pobre contaba con una vaca blanca, media famélica, que era quien les daba sustento para vivir.

Un viejo maestro que le enseñaba a su discípulo a desterrar las ataduras mentales y descubrir la verdadera potencialidad de la mente, llegaron a esa casa, donde pasaron la noche. Al retirarse, el viejo maestro tomó un cuchillo y degolló a la vaca blanca, ante el estupor de su discípulo.

Después de un año regresaron y encontraron la casa cambiada, convertida en una granja próspera. Ante la sorpresa del discípulo, era la misma gente, que al no tener más el sustento de la vaca blanca, después del primer momento de desesperación, utilizaron su potencialidad mental y mejoraron su situación económica.

A través de la siembra, comenzaron a vender el grano excedente, lo que cambió su vida para siempre. Entonces el discípulo pudo percibir que la vaca blanca representaba aquello que no deja crecer a la persona conformista. Al tener un medio de subsistencia, aunque pobre, el hombre se mantiene mediocre y esto lo paraliza.

Pero también conviven en la tierra con personas que tienen pensamientos extraordinarios y que son representados por las vacas púrpuras y que simbolizan lo diferente y lo bueno. El tema es convertir la mentalidad que tienen las vacas blancas en vacas púrpuras, para lograr libertad financiera.

Aplicado a la realidad

Aplicado al mundo del trabajo, la gente que se conforma con un trabajo que odia, que no le produce riqueza y solo le alcanza para subsistir son las vacas blancas. Son conformistas, porque tienen un trabajo y piensan en todas aquellas personas que no lo tienen, en vez de desarrollar su potencialidad y convertirse en una vaca púrpura.

Muchas veces con este tipo de trabajo se cae en una zona de confort y sólo una persona se atreve a más cuando pierde el sustento. El tema es salir de esa zona confortable y arriesgarse a hacer algo extraordinario, a ser una vaca púrpura.

Muchas veces se tienen ideas de negocios que pueden ser brillantes, pero no se atreve a dar el paso definitivo, aplazando indefinidamente la decisión. Los motivos de esos aplazos son parte de ser una vaca blanca.

Motivos que te convierten en una vaca blanca

Las excusas representan una de las causas por las cuales muchas personas se conforman. Se auto convencen, como el no poder, la timidez, para ciertas cosas hay que nacer, no tener unos padres que enseñaran a ser independientes, no tener suerte, no tener inteligencia, son algunas de las excusas más comunes de las vacas blancas. Las personas que más éxito tienen en la vida, no ponen excusas y tratan de realizar sus sueños o llevar adelante sus ideas.

Las justificaciones son la otra parte del conformista, como la de no tener un negocio porque no se sabe nada de finanzas, no dejar el empleo odiado porque la familia depende de él, la riqueza es sólo para algunos y no para uno, son sólo algunas de las más comunes. Las justificaciones llevan a las personas al fracaso y la correspondiente frustración.

Pasar a ser el más exitoso

Para transformar vacas blancas en vacas púrpuras, de esas que todo el mundo financiero admira, hay que hacer algo extraordinario, pero simple a la vez, como:

?        Tomar la gran decisión: decidirse a salir de la zona de confort y atreverse a dar un paso adelante, las vacas púrpuras están esperando.

?        Identificarse como una vaca blanca: cuál es la identidad de los miedos, las excusas, las justificaciones y todo lo negativo, para reconocerlo y desecharlo. Ningún ser humano al nacer es pesimista, eso se hace con el tiempo y las circunstancias. Identificarlas es dar un paso al frente.

?        Escribir las pérdidas: una forma de identificar las vacas blancas es anotar las veces que se ha perdido una oportunidad de negocio o de alguna inversión por excusas, miedos o justificaciones.

?        Escribir lo que generará ser una vaca púrpura: materializar esa idea que se tiene desde hace mucho y atreverse a soñar, anotando todo lo que se conseguirá pensando diferente, lo que potencialmente se puede lograr transformando la vaca en púrpura.

Si querés saber cómo ser una vaca púrpura, el paso a seguir es imitar a las personas extraordinarias. Ellas tienen una idea y la ejecutan, jamás dejan para otro momento lo que deben hacer ahora, no ponen excusas, ni justificaciones y principalmente no tienen miedo a fracasar. Las personas extraordinarias son verdaderas vacas púrpuras. Asesorarse correctamente para dar el gran paso sin equivocarse y pisar sobre bases firmes es lo más importante.

Comparte a través de tus redes:

Continua leyendo

El Fondo Eco Forestal de CADIEM: Una inversión más a...
Fondo Mutuo Para Todos: una herramienta ideal para c...
BID INVEST COLOCA EXITOSAMENTE SU EMISIÓN DE BONOS E...

¿Encontraste la información que buscabas?